Mar 06

IA y realidad aumentada: algunos de los superpoderes de los técnicos de mantenimiento

Publicado por : Xavier Biseul / Etiquetas : , ,

IA y realidad aumentada: algunos de los superpoderes de los técnicos de mantenimiento

Las nuevas tecnologías no solo pueden ayudar a los técnicos de campo a tomar las decisiones correctas, sino también a mejorar la precisión de sus movimientos. ¡El futuro ya está aquí!
 
Robótica, inteligencia artificial, realidad virtual y aumentada, impresión 3D, etc. Las nuevas tecnologías no solo permiten automatizar un determinado número de procesos empresariales, sino también ayudar a las personas en su día a día.
 
Por su carácter complementario, la asociación entre el ser humano y la máquina genera una fuerza de trabajo superior a cualquiera de los dos por separado. Las personas aportan creatividad y sentido de innovación, mientras que las máquinas aportan su potencia de cálculo y su capacidad de reproducir de manera indefinida e incansable tareas repetitivas.
 
Utilizando de un modo racional las nuevas tecnologías, el trabajador se ve “aumentado”, incluso “amplificado”. Esta visión positiva pone en entredicho el discurso dominante, que presenta un futuro más bien sombrío. Según algunos expertos, el desarrollo de la inteligencia artificial (IA) y de la robotización podría provocar la pérdida de un gran número de puestos de trabajo. Hasta un puesto de trabajo de cada dos, según los estudios más pesimistas, que no tienen en cuenta los puestos de trabajo que creará esta misma revolución digital.
 
Otras corrientes indican que las aportaciones de la transformación digital solo afectarán al personal administrativo, las profesiones intelectuales, los directivos o los supervisores del sector terciario. No es así; las tecnologías denominadas “de aumento” mejoran la capacidad física y cognitiva de los operarios. Para ilustrar este cambio, Accenture describe en un informe muy interesante la jornada de trabajo de un técnico en la industria en la era de estas nuevas tecnologías “disruptivas”.

Prever las averías y mejorar la planificación de las intervenciones

Esta revolución digital va a cambiar especialmente el trabajo de los técnicos de mantenimiento, que van a sentir que tienen superpoderes, mucho más allá del smartphone o de la tablet que siempre llevan consigo.
 
Antes incluso de que se dé de alta una intervención, entran en juego los algoritmos de machine learning y de deep learning. Estos analizan en tiempo real el flujo de los datos cargados por los sensores que miden la temperatura, la humedad, las vibraciones o la presión del equipo objeto de mantenimiento.
 
Estas mediciones continuas van a permitir a los modelos predictivos detectar señales de alerta temprana en relación con posibles fallos y realizar recomendaciones sobre las acciones que se deben llevar a cabo. Objetivo: anticiparse a las averías antes de que se produzcan.
 

El círculo ideal del mantenimiento predictivo

Al mejorar la vida útil de las instalaciones, el mantenimiento predictivo permite reducir considerablemente el número de intervenciones in situ. Además, el técnico puede, en función del estado del equipo y de las recomendaciones de la IA, llevar a cabo acciones correctivas a distancia, como el envío de un parche de software.
 
Este telemantenimiento evita tener que realizar desplazamientos inútiles, al tiempo que reduce el tiempo de inactividad del equipo. Se parece a cuando un técnico de soporte entra en remoto en el equipo de trabajo de un usuario, con la diferencia de que, en este caso, no hay ningún usuario al que preguntar sobre las causas de la avería.

Sumergirse virtualmente en la futura zona de operaciones

Si, a pesar de todo, fuese necesaria una intervención, el técnico llegará al lugar con un profundo conocimiento del estado en que se encuentra la máquina. Basándose en el historial de averías detectadas en equipos similares, llevará consigo las piezas de repuesto que probablemente haya que cambiar.
 
Equipado con un casco de realidad virtual, el técnico puede incluso tomar conocimiento de la zona de operaciones antes de acudir al lugar y detectar la ubicación del equipo defectuoso. Podrá incluso repetir, todas las veces que sea necesario, los movimientos que deberá realizar y permitirse cometer fallos sin peligro. La realidad virtual, tal y como preconiza la tecnología HoloLens de Microsoft, permite especialmente interactuar sobre objetos virtuales como si los objetos fuesen reales.

Planificación asistida por medio de la inteligencia artificial

La planificación de las intervenciones técnicas en sí mejora gracias a la inteligencia artificial. Los algoritmos metaheurísticos como los que utiliza Praxedo para su motor SmartScheduler van a tener en cuenta un gran número de parámetros para proponer la mejor planificación posible. Esta vez, el propio planificador se ve aumentado.
 
Una planificación denominada “inteligente” tiene en cuenta el tipo de intervención y su duración prevista, el tiempo de desplazamiento y el estado del tráfico, las competencias y la disponibilidad de los técnicos o incluso el nivel de stock de piezas de repuesto.

Realidad aumentada: toda la información necesaria dentro del campo de visión

Volvamos a nuestro técnico de campo: ahora está frente a la máquina que debe reparar. En ese momento es cuando entra en juego la realidad aumentada. Equipado con su casco, va a ver cómo aparece en su campo de visión información contextual que se superpone sobre el mundo real.
 
Sin necesidad de su smartphone o tablet, accede, con las manos libres, a la lista de las operaciones que debe realizar. También puede consultar en cualquier momento datos sobre el estado en que se encuentra el equipo o documentación técnica (planos, fichas, manuales de instrucciones, etc.).
 

Llamada a un experto

El técnico también puede verse “aumentado” gracias a la ayuda de uno de sus colegas. Durante un experimento de 5G “en condiciones reales” en Burdeos el pasado mes de julio, Bouygues Telecom mostró cómo un técnico de mantenimiento, equipado con un casco HoloLens, recibía asesoramiento por parte de un experto, situado a unos diez kilómetros de él.
 
Y si no dispone de la pieza de repuesto adecuada en su vehículo, siempre podrá “imprimirla” in situ con su impresora 3D; para ello, solo tendrá que descargar previamente el archivo correcto de impresión.

Un exoesqueleto para mejorar las condiciones de trabajo

Las nuevas tecnologías eliminan no solo las tareas repetitivas, sino también las que resultan más pesadas. Los técnicos de mantenimiento pueden, efectivamente, verse obligados a realizar un determinado número de operaciones de mantenimiento. Con la apariencia de un traje robotizado o una prótesis externa, un exoesqueleto va a permitirle multiplicar su capacidad física y transportar cargas pesadas sin ningún esfuerzo.
 
El exoesqueleto, además, va a proporcionar al técnico, que la mayor parte del tiempo permanece de pie, un lugar en el que sentarse. Tanto en un caso como en otro, va a mejorar las condiciones laborales y a reducir los riesgos de trastornos musculoesqueléticos (TME).
 

Artículos similares :

Acerca del autor

Xavier Biseul es un periodista independiente. Especialista en temas relacionados con las nuevas tecnologías y la transformación digital de las empresas, colabora con muchos títulos de la prensa impresa y digital.

Pruebe el experto Praxedo

Prueba sin compromiso, no tarjeta de crédito requerida
une bonne idée, faites un essai gratuit
Prueba gratuita

Si prosigue con la navegación, acepta usted la utilización de cookies para personalizar su visita y asegurarle una mejor experiencia en nuestra web. Para ampliar esta información, haga clic aquí.