PraxedoNuestro blog especializado GMAO para parques eólicos: garantía de un servicio técnico eficiente
Plantilla-imágenes-BLOG-
  • Mantenimiento
  • Gestión de intervenciones
  • parques eolicos

GMAO para parques eólicos: garantía de un servicio técnico eficiente

Lara ABARCA
19 mayo 2022
7 min de lectura

Año a año, la producción derivada de energías renovables en España va ganando terreno. De hecho, 2021 ha sido el primer año en el que una de las llamadas energías limpias ha ocupado el primer puesto en cuanto a volumen generación, por encima de la nuclear. Se trata de la energía eólica, que ha alcanzado el 23 % de la producción, siendo, además, la tecnología con mayor potencia instalada (un total de 28.073 MW, según datos de Red Eléctrica de España (REE). A diferencia de lo que ocurre con otras instalaciones energéticas, como las solares, que pueden ser de muy diversos tamaños y ser propiedad de un particular o de grandes energéticas, los parques eólicos están formados por grandes infraestructuras, que requieren de una instalación y gestión complejas. Por ello, su mantenimiento es clave. Pero, realizarlo de forma adecuada no es una tarea sencilla por lo que, para garantizar un perfecto funcionamiento, los técnicos responsables han de apoyarse en tecnologías que hagan más eficiente su trabajo, como el GMAO para parques eólicos.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) cuenta entre sus objetivos con alcanzar un 32 % de consumo de energía procedente de fuentes renovables en 2030. Para cumplir con esta meta, el sector eólico es clave, con más de 1.260 parques instalados, con  250 centros industriales y casi 30.000 profesionales empleados. Con estas cifras, España es el quinto país del mundo en cuanto a potencia eólica instalada, por detrás de Alemania, China, Estados Unidos e India. Y, por tanto, el sector del mantenimiento de estas instalaciones se convierte en imprescindible.

Garantizar el suministro a los hogares y tejido industrial

Actualmente, son 2,5 millones de hogares los que se benefician de energía eléctrica procedente de la generación eólica. Se trata de una energía sostenible que, además, encabeza el crecimiento de aportación al total de energías limpias y ha evitado una emisión de más de 28,5 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. La eólica es clave para la competitividad de la economía de nuestro país, en concreto para lograr un modelo económico con una mayor independencia de la energía procedente de otros países. Además, existe una nueva oportunidad para seguir en una buena posición en el ranking mundial en relación con la tecnología offshore, un ámbito en el que se está trabajando.

Por todo ello, la industria energética eólica tiene una gran oportunidad de posicionarse como principal fuente de electricidad. Pero, para conseguirlo, no solo es necesario instalar grandes infraestructuras para la generación y distribución de la energía sino que, también es imprescindible ser capaces de dar un correcto servicio tanto a hogares como al tejido industrial. ¿Qué pasaría si múltiples hogares se quedaran sin suministro eléctrico? ¿Y si les ocurriera a varias fábricas?

En el suministro energético es importante disponer de instalaciones punteras para aportar la calidad y potencia requeridas, pero no es menos importante el mantenimiento de las mismas, por varias razones. Una de ellas, se desprende de lo comentado anteriormente: la interrupción del servicio puede ser una circunstancia incómoda para los usuarios particulares y una catástrofe de negocio para las empresas, lo que puede derivar en una pérdida de clientes. Pero hay una segunda razón: el coste de instalación de los complejos eólicos es altísimo y, por ello, para aumentar la rentabilidad de los mismos es fundamental contar con un mantenimiento adecuado. Este mantenimiento ha de ser de dos tipos: preventivo y correctivo.

Mantenimiento preventivo y correctivo de parques eólicos

Un parque eólico podrá garantizar el suministro eléctrico si está en las mejores condiciones. Esto repercutirá, indudablemente, en la rentabilidad del mismo, por lo que los propietarios de las instalaciones han de asegurarse de que estas tengan la vida más larga posible, en condiciones óptimas. No en vano, tras la amortización de la instalación, el principal coste de los parques eólicos es el mantenimiento (de hecho, supone alrededor del 10 % de los ingresos obtenidos por la producción).

Como ocurre en cualquier tipo de instalación, en los parques eólicos pueden surgir múltiples averías. En ese momento, hay que realizar las reparaciones necesarias, de la forma más ágil posible, con el fin de restablecer el normal funcionamiento de las instalaciones o componentes de esta en el menor tiempo posible. Además, es imprescindible realizar un mantenimiento preventivo, que ayude a detectar futuros fallos o el envejecimiento de las instalaciones. Así, entre las tareas a las que se enfrentan los técnicos en las instalaciones eólicas se encuentran la revisión y reparación de los aerogeneradores, la supervisión de palas, torres y góndolas e, incluso, de elementos de seguridad, infraestructura general y caminos en la instalación.

Parte del reto del mantenimiento de parques eólicos estriba en hacer frente al envejecimiento de las instalaciones, ya que las compañías eléctricas quieren alargar la vida útil debido a que es mucho menor la inversión necesaria para reparar o sustituir componentes que la instalación de nuevos molinos, por ejemplo. Y la inversión en el mantenimiento depende de distintos factores como la exposición a condiciones meteorológicas adversas, el emplazamiento o cómo haya sido su funcionamiento, pero también hay que recordar que habrá que dedicar menos recursos económicos si se ha contado con un adecuado mantenimiento previo.

Cómo prestar el mejor servicio de mantenimiento para parques eólicos

Las compañías que se dedican a las operaciones de campo en el ámbito de la energía eólica han de ser capaces de aportar un servicio con una calidad técnica óptima pero, también, de forma ágil. Un buen servicio técnico, ya sea de mantenimiento correctivo como preventivo será fundamental para que los propietarios de las instalaciones eólicas se decanten por uno u otro proveedor.

Pero, además, las empresas dedicadas al mantenimiento tienen el reto adicional de realizar sus tareas de la forma más eficiente posible, con el fin de rentabilizar sus equipos humanos y potenciar una organización del trabajo que permita realizar el mayor número de trabajos posible en el tiempo imprescindible (y, por consiguiente, de proporcionar un mejor servicio al cliente).

Para ello, es fundamental contar con la ayuda de tecnología que facilite la organización del trabajo de los técnicos, como un GMAO de parques eólicos. Un software de gestión de los servicios de campo, como el de Praxedo, facilita la programación de las órdenes de trabajo de cada técnico o equipo de técnicos. Así, cada profesional puede tener clara su ruta, organizando de forma lógica todas aquellas instalaciones que ha de visitar y conociendo de antemano las necesidades e historial de cada infraestructura, para tener un conocimiento global que le permita hacer que su inspección e intervención sea lo más eficiente posible.