Feb 13

Qué va a aportar la tecnología 5G al mantenimiento

Publicado por : Xavier Biseul / Etiquetas : , ,

Qué va a aportar la tecnología 5G al mantenimiento

Al ofrecer a la vez un mayor ancho de banda y una menor latencia, la tecnología 5G permitirá concretar las esperanzas depositadas en el mantenimiento predictivo o la realidad aumentada. ¿Por qué?
 
Que el nombre no nos lleve a engaño: la 5G no es una prolongación de la 4G, tal y como esta era de la 3G. Las redes de quinta generación, que se espera que se lancen al mercado en el año 2020, permitirán dar un auténtico salto cualitativo en términos de ancho de banda y cobertura; es lo que Bouygues Telecom denomina “la súper banda ancha móvil”.
 
La red 5G ofrecerá una velocidad de subida y de bajada hasta diez veces superior a la 4G. En los ensayos realizados actualmente por los operadores de telecomunicaciones y sus fabricantes de equipos, las velocidades registradas asustan incluso a los contadores, con picos que superan ampliamente los 10 gigabits por segundo. La tecnología 5G también va a llevar la latencia al mínimo: del orden de milisegundos.
 
Asimismo, al garantizar una densificación de la red, el futuro estándar está especialmente diseñado para el Internet de las cosas. La 5G podrá afrontar el esperado incremento en el número de objetos comunicantes. Cisco sugiere que en el año 2020 podríamos estar hablando de una cifra de 50.000 millones en el mundo. Al optimizar la cobertura en el interior, la 5G podrá ir a buscar la señal de un sensor o de un contador inteligente situado en el sótano de un edificio.
 
La 5G también se dirigirá a “grandes” objetos críticos, como los futuros vehículos autónomos, gracias a su capacidad de seguir objetos en movimiento; es lo que se denomina la técnica del beamforming, que consiste en concentrar la señal en una dirección concreta. Asimismo, también tendrá consecuencias en los drones utilizados para la inspección de edificios o la vigilancia de lugares críticos.

Infinitos casos de uso

Con una red 5G que presenta todas esas ventajas, los agentes del sector de las telecomunicaciones ya están especulando sobre el gran número de casos de uso posibles. El sector de los medios de comunicación y entretenimiento debería ser uno de los primeros en sacar provecho. Sus abonados podrán visualizar en streaming una película en alta definición (8 K) o descargarla en cuestión de segundos.
 
En el sector de la sanidad, las redes 5G deberían favorecer el auge de la telemedicina para poder llegar a aquellas zonas en las que hay escasez de médicos. Por su parte, los profesionales de la logística o del sector agroalimentario utilizarán la tecnología 5G para garantizar la trazabilidad de todo el ciclo vital de un producto, desde su producción a su consumo.

Supervisar redes de distribución de energía

El mantenimiento y, en especial, el telemantenimiento, forma parte de los casos de uso que suelen mencionarse. Los agentes del mercado energético podrán utilizar la 5G para supervisar sus redes a través de sondas o para subir los datos de los contadores inteligentes de electricidad, gas y agua instalados en el domicilio de sus abonados.
 
En este contexto, la 5G competirá con Sigfox y LoRa, las actuales redes de baja velocidad dedicadas al IoT; estas tienen la ventaja de que requieren poca energía y preservan la autonomía de los sensores, pero se limitan fundamentalmente a la recogida puntual de medidas de telemetría. La 5G podrá, por su parte, recoger de forma continua datos enriquecidos.

Es el momento del mantenimiento predictivo y la realidad virtual

En la fábrica del futuro, la tecnología 5G generalizará el principio de mantenimiento predictivo, que tiene como objetivo vigilar el comportamiento de un equipo en el tiempo y prever las averías antes de que estas se produzcan. El mantenimiento preventivo permitirá conectar un gran número de sensores, autómatas e incluso robots.
 
La tecnología 5G materializará también las esperanzas depositadas en las aplicaciones de realidad virtual y de realidad aumentada, que exigen un gran ancho de banda y una latencia extremadamente baja.
 

Descargar un manual en cuestión de segundos

El pasado mes de julio, Bouygues Telecom llevó a cabo en Burdeos unos experimentos de 5G “en condiciones reales”. Entre los talleres demostrativos propuestos, un técnico de mantenimiento equipado con un casco de realidad aumentada HoloLens recibía los consejos de un experto situado a unos diez kilómetros.
 
Bautizada “5G Remote Expert”, esta aplicación de telemantenimiento ha sido desarrollada por HoloForge Interactive, división holográfica de Asobo Studio. La ayuda que va a suponer la red 5G para el técnico de campo va mucho más allá: en solo unos segundos podrá descargar cualquier manual o documentación técnica, dependiendo de sus necesidades.

La auténtica disrupción se producirá a partir de 2025

Efectivamente, los beneficios reales de la 5G se empezarán a notar en una segunda fase. Con la llegada del estándar 5G denominado “stand alone”, en el año 2025, podremos hablar de usos disruptivos. Entre 2020 y 2025, la tecnología 5G cohabitará con la 4G, y los operadores tendrán que desarrollar el exterior de su red, densificándola mediante nuevas pequeñas antenas cuadradas (smart cells). A partir de 2025, se centrarán en el núcleo de su red.
 
La 5G “stand alone” dará paso a la partición de la red (“network slicing”), que se podría traducir literalmente por “loncheado” de la red. Con esta partición, será posible organizar redes virtuales a medida y desarrollarlas sobre la marcha. Esto permitirá garantizar resultados de principio a fin de aplicaciones críticas que deben satisfacer grandes exigencias de calidad de servicio y disponibilidad.
 

Los puntos fuertes del network slicing

La partición de la red permitirá reservar un ancho de banda específico para usuarios prioritarios, como los servicios de socorro o emergencia que deban intervenir en el lugar de una catástrofe. En los emplazamientos industriales más delicados, los técnicos de mantenimiento dispondrán de una conexión permanente y de calidad, con una tasa de disponibilidad del 99,999999%.
 
Así, para poder ofrecer redes virtuales privadas, la partición de la red recurre a tecnologías de virtualización (NFV, Network functions virtualization) y de programación de las funciones de red (SDN, Software defined networking), así como a la nube y a una arquitectura basada en microservicios y contenedores software.

Las empresas podrán convertirse en sus propios operadores de telecomunicaciones

Con esta convergencia de lo digital y de las telecomunicaciones, la infraestructura subyacente se banaliza, abriendo la puerta a nuevos participantes, puesto que ya no será necesario – como ocurre actualmente con los operadores de telecomunicaciones – ser propietario de su propia infraestructura. Los GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) podrán convertirse en operadores virtuales (MVNO) sin tener que invertir grandes cantidades de dinero. Las empresas pueden estar interesadas también en disponer de sus propias redes, subcontratando una frecuencia.
 
En Alemania, en el marco de la atribución de frecuencias 5G, el organismo regulador ha pedido a los operadores que abran sus redes a terceros de manera equitativa y sin discriminación, con el fin de favorecer la transformación digital de la industria y de los servicios.
 

Artículos similares :

Acerca del autor

Xavier Biseul es un periodista independiente. Especialista en temas relacionados con las nuevas tecnologías y la transformación digital de las empresas, colabora con muchos títulos de la prensa impresa y digital.

Pruebe el experto Praxedo

Prueba sin compromiso, no tarjeta de crédito requerida
une bonne idée, faites un essai gratuit
Prueba gratuita

Si prosigue con la navegación, acepta usted la utilización de cookies para personalizar su visita y asegurarle una mejor experiencia en nuestra web. Para ampliar esta información, haga clic aquí.